Euforia europea: los mercados confían en Draghi y en una ‘nueva’ Merkel para volver a crecer

Por el 25 de abril del 2013

El Confidencial de este jueves comenta en un artículo que “algo más de 14 meses ha tardado la prima de riesgo [española] en volver a comprobar que hay vida por debajo de los 300 puntos básicos”. Este martes, el diferencial acabó cerrando en los 301 puntos y hoy vuelve a bajar por debajo de ese nivel en medio de una corriente de entrada de dinero hacia España.

Según los expertos, cuantos más síntomas de sufrimiento transmita la economía europea, mejo, porque eso dirigirá al Banco Central Europeo (BCE) a actuar con inmediatez. Los inversores esperan que lo haga el próximo jueves 2 de mayo y que el BCE anuncie una bajada de tipos desde el 0,75% actual al 0,5% y que se diseñe un plan para estimular la concesión de préstamos a las pymes de la Eurozona.

Un cambio en la postura alemana ante las políticas de austeridad es otro de los aspectos clave en esta caída del diferencial. La eterna expectativa de que Angela Merkel por fin dé su brazo a torcer y suavice sus exigencias en materia económica en buena parte de Europa vuelve a aparecer en el horizonte. Los últimos datos macroeconómicos dan buena fe de la debilidad que atraviesa la economía europea, y Alemania no se escapa de este pinchazo. Daniel Pingarrón cree que “hay una sensación general en el debate económico de que la antiausteridad comienza a tomar las riendas del timón económico y es previsible que en cuestión de meses se produzca un importante matiz en las políticas de austeridad europeas y en un aumento de las medidas de estímulo”.

Los últimos datos publicados por la oficina estadística comunitaria, Eurostat, también soplan a favor de una relajación del diferencial. Tras conocerse el dato definitivo de déficit de 2012 (10,6% del PIB) se allana el terreno para que la Comisión decida si suavizará el objetivo del 4,5% para este año y también si dará dos años de plazo para acercarse al 3%. Desde Bruselas consideran que España ha cumplido con el compromiso de ajuste fiscal estructural y todo apunta a que el vicepresidente económico, Olli Rehn, no pedirá al Gobierno nuevos recortes en 2013. En el Ejecutivo español confían en que se otorgue esta prórroga de dos años, hasta 2016, si bien desde Europa ya han anunciado que estará supeditada a la viabilidad del plan de estabilidad que debe aprobar el Gobierno el viernes 26 de abril.

Los Comentarios están cerrados.